La situación de emergencia generada por la erupción del Volcán de Fuego continúa teniendo secuelas en distintos aspectos en la vida de las personas afectadas. Un aspecto muy importante es la continuidad escolar de los niños y niñas que se encuentran en albergues y aquellos cuyas escuelas están siendo utilizadas como tales.

Para apoyar el retorno a clases de los niños afectados, se lanzó la campaña “Por mi futuro y mi presente, a clases nuevamente” que busca reunir los insumos necesarios para que los niños puedan completar su año escolar. Esta campaña es organizada por UNICEF, Empresarios por la Educación, CentraRSE, la Fundación Carlos F. Novella y BAC Credomatic en apoyo al Ministerio de Educación y busca motivar a organizaciones, empresas y ciudadanos a aportar para la adquisición de estos insumos.
Actualmente, hay más de 680,000 niños afectados por la situación, más de 14,000 niños que quedaron sin escuela y alrededor de 1,400 niños se encuentran viviendo en albergues de la zona. De acuerdo con Carlos Carrera, Representante de UNICEF en Guatemala, “en una emergencia, a menudo se olvidan las necesidades educativas y emocionales de los niños afectados; la experiencia internacional nos demuestra que volver a la escuela lo antes posible, no sólo es el derecho de estos niños, sino que es la estrategia más eficaz para que vuelvan a la normalidad y a la alegría. Un niño o niña que deja de ir a la escuela pierde muchas oportunidades para una vida digna. Porque mientras un niño esté en la escuela… hay ESPERANZA”.

Además, es importante tomar en cuenta que, si no retoman sus clases lo más pronto posible y en ambientes amigables y adaptados, muchos de estos niños están en riesgo de no completar los 180 días de clases necesarios para su proceso de aprendizaje. “Una decepción así, sumado al trauma que ya sufrieron, podría significar que alrededor del 50% de estos niños no regresen al sistema escolar y no terminen la escuela” recalcó Juan Pablo Morataya, director ejecutivo de CentraRSE (Centro para la Acción de la Responsabilidad Social en Guatemala).

El Ministerio de Educación ha definido una estrategia para que estos niños y niñas vuelvan a las clases el próximo 9 de julio. Como parte de estos esfuerzos, el Ministerio ha creado una propuesta curricular adaptada y ha diseñado mini jornadas adaptadas para completar el año escolar en este contexto. Para crear espacios amigables, UNICEF ha apoyado al Ministerio con la asesoría técnica de expertos internacionales y ha donado 20 carpas escuela que servirán como espacios temporales en lo que las escuelas son remozadas y reconstruidas, así como sets de recreación y mochilas. Para complementar este esfuerzo y asegurar que los niños cuenten con los insumos necesarios para terminar su ciclo con éxito, CentraRSE y Empresarios por la Educación se encuentran coordinando la recolección de donaciones para llenar cada una de estas mochilas con el kit de útiles escolares.

Para complementar este esfuerzo y que los niños cuenten con los insumos necesarios para terminar su ciclo con éxito, y se sientan motivados, con autoestima y con pertenencia, se lanzó la campaña “Por mi futuro y mi presente, a clases nuevamente” que busca reunir los insumos necesarios para que los niños puedan completar su año escolar. Esta campaña es organizada por UNICEF, Empresarios por la Educación, CentraRSE, la Fundación Carlos F. Novella y BAC Credomatic quienes unieron esfuerzos para motivar a organizaciones, empresas y ciudadanos a aportar para la adquisición de estos insumos.

La Fundación Carlos F. Novella, fue la primera fundación empresarial en sumarse con la donación de 2,000 kits de útiles y el día de hoy invitó a otras fundaciones y empresas a unirse a este importante esfuerzo. Yolanda Mayora, Directora Ejecutiva de la fundación recalcó que “es fundamental mantener la solidaridad con los afectados en distintos aspectos, ya que las secuelas de esta tragedia se continuarán viviendo en el largo plazo. Es nuestro deber como ciudadanos apoyar a la niñez”.

La meta es contar con 9,000 kits de útiles para llenar estas mochilas y cada uno tiene un costo de Q100.00. “Con un aporte de Q100.00 una persona u organización puede apadrinar a un niño y darle los insumos necesarios para su exitoso regreso a clases. Hoy queremos hacer el llamado para que las personas que quieran apoyar nos puedan acompañar.” Agregó Juan Gabriel Aguirre, Gerente de Mercadeo de BAC Credomatic, Banco promotor de la iniciativa. También recalcó que se realizarán jornadas de voluntariado para preparar y entregar las mochilas. Las personas y empresas interesadas pueden acercarse a las redes sociales de CentraRSE donde encontrarán más información.

La plataforma utilizada para recaudar los fondos ha sido puesta a disposición por BAC Credomatic, quien además estará duplicando las donaciones recibidas hasta Q1,000,000. Los fondos se recibirán a través de las cuenta de banco 901471268 a nombre de Asociación Civil Centro para la acción de Responsabilidad Social Empresarial o 902479971 a nombre de UNICEF, y a través de la plataforma www.yomeuno.com, seleccionando CentraRSE o UNICEF para hacer el donativo.