“La normalidad es un camino pavimentado. Es cómodo para caminar, pero nunca crecerán flores en él”. Con esta frase de Vincent Van Gogh arranca La casa de las flores, la nueva serie mexicana de Netflix que combina el formato de comedia de enredos con la historia familiar en tonos telenovelescos.

La serie narra la historia de una familia en apariencia perfecta, que al final no lo acaba siendo tanto y en la que todo el mundo parece esconder algo. Verónica Castro interpreta a la matriarca, Virginia, la gerente de una floristería con años de tradición. Conocemos a Virginia el día en el que están preparando la fiesta de cumpleaños de su marido, Ernesto (Arturo Ríos). A la fiesta acudirán una gran cantidad de amigos, curiosos y vecinos, además de los tres hijos de la pareja: Paulina (Cecilia Suárez), la mayor y mano derecha de su padre; Julián (Darío Yazbek Bernal), el un poco irresponsable y desempleado hijo varón, y Elena (Aislin Derbez), una arquitecta que está estudiando un máster en Estados Unidos y ha venido a la fiesta acompañada de su novio americano, Dominique (Sawandi Wilson).

Cuando Paulina le dice a su padre que su hermana ha llegado con Dominique, la respuesta de él es: “¿El negrito?”. La hija lo amonestará explicándole que así no se dice y que debe usar el término “afroamericano”. Paulina también se encargará de recordarle a su cuñado Dominique, al verlo, que deben saludarse con un beso en la mejilla. Pero sólo uno, porque no están en Europa.

Y es que más allá del reconocimiento del nombre de Castro, lo mejor de La casa de las flores son Cecilia Suárez y su personaje. La doble vida que Paulina se ve obligada a llevar acabará quedando al descubierto pronto en la trama. Y de esta forma veremos los malabares cada vez más complicados que la hija mayor de la familia deberá hacer para que las cosas sigan como antes o que al menos se mantengan en apariencia. 

Y a ver, una serie que en su episodio 3 incluye una salida del armario a ritmo del “A quien le importa” de Alaska y Dinarama, convence. Por supuesto. 

Los 13 episodios de la primera temporada de La casa de las flores se estrenan en Netflix a nivel global el 10 de agosto.

Fuente: cnet.com