La versión más reciente del modelo deportivo Honda Fireblade que nació en 1992 ha llegado al país con una estética actualizada, importantes avances en su motor y una diversidad de prestaciones electrónicas que permiten disfrutar su alto poder con seguridad.

La superbike de Honda ha evolucionado a través de los años, manteniendo su prestigio y su emocionante atractivo que la han convertido en un mito para los amantes de las motocicletas.   Su nueva versión ofrece un rendimiento similar a los modelos de competición, con alta capacidad de respuesta y un sonido poderoso.

A diferencia de los modelos anteriores, la nueva CBR1,000RR SP 2017 exhibe una nueva construcción de cigüeñal, una mayor alzada de válvulas y un calado revisado, aspectos que permitieron aumentar el rendimiento.  El cárter y la tapa del encendido de magnesio también se unen a otros componentes del embrague antirrebote para aligerar el conjunto al máximo desde el mismo motor.

Posee un motor que combina la ingeniería y la electrónica de la R213V.   Este es 2 kilogramos más ligero que el de la anterior CBR1000RR y cuenta con nuevos pistones.  También incorpora nuevos segmentos que aumentan la compresión hasta una relación de 13:1 y suman 11 cv más.  Esto le permite alcanzar hasta 13,000 rpm y generar un sonido grave y potente a través del escape de titanio.

Está equipada con suspensión Ohlins S-EC en ambas ruedas, con horquilla NIX30 de 43 mm y un amortiguador TTX36.  Este sistema genera un tacto perfecto que se ajusta mediante la unidad de control de la suspensión en las diferentes condiciones de marcha, aceleración fuerte, frenada y entrada en curvas, según el modo de suspensión seleccionado por el conductor.  La tecnología heredada de la RC213V-S de MotoGP optimiza aún más la experiencia de conducción.

Presenta tres modos identificados como “rápido”, “divertido” y “seguro” y estos pueden ser ajustados mediante un mando situado en la piña de mandos del manillar izquierdo.

Modo uno: Proporciona una respuesta lineal y progresiva del acelerador, con un bajo nivel sobre el HSTC y control del freno motor, al tiempo que introduce unos ajustes altos de la fuerza de amortiguación.

Modo dos: Controla la generación de potencia en las tres primeras marchas, con un control medio del HSTC, la suspensión, el freno motor y la amortiguación de la suspensión.

Modo tres: Analiza la generación de potencia de la cuarta a la última marcha.  Una alta intervención del HSTC proporciona una mejor tracción y estabilidad, junto con un aumento del freno motor.  Además, también se realiza un ajuste bajo la suspensión.

Modos de usuario: Hay dos modos de usuario que permiten elegir entre cinco modos de conducción en total.  Al seleccionar se puede programar los modos uno, dos y tres de la moto de forma independiente para adaptarse al estilo de conducción del piloto, así como a su peso, el diseño de la pista y las conducciones imperantes.  Algunos ajustes pueden ser desactivados.

El 90% de sus componentes ha sido renovado y se ha mejorado la relación potencia-peso en un 14 por ciento.  Su motor de cuatro cilindros ha mejorado más de 10cv mientras que el peso total se ha rebajado en 15 kg.   Sumado a una considerable mejora en el apartado electrónico hace

“Durante 25 años, la Honda CBR 1,000 RR ha sido actualizada y mejorada por los ingenieros de Honda en Japón para entregar una experiencia similar a la que ofrecen las motocicletas utilizadas en competencias”, señaló Luis Alberto Morales, Gerente de Mercadeo de Honda.  “Hoy nos complace presentar la versión más reciente de este modelo que ofrece una emocionante experiencia de conducción y grandes ventajas en materia de seguridad”, concluyó.

 

Attachments