Aeroclub de Guatemala como brazo fuerte de la aviación en nuestro país, reconoce la importancia de promover el desarrollo y llevar ayuda a las zonas más recónditas, en el momento preciso a través de varios procesos e instancias, como el Search and Rescue -SAR- de la aviación civil guatemalteca.

Por tal razón ha nombrado socio honorario del Aeroclub a la Asociación Guatemalteca Aérea Para Edificación -AGAPE-, reconociendo el importante trabajo que realizan por medio de la aviación, en beneficio de la sociedad guatemalteca más necesitada.

AGAPE es una organización sin fines de lucro con más de 40 años de servicio a Guatemala, que brinda apoyo a líderes en las comunidades más necesitadas del interior del país y basa su operación en tres ejes principales:

  • desarrollo de iglesias evangélicas en áreas de difícil acceso
  • capacitación para líderes de diferentes denominaciones de la iglesia evangélica a través de Programas Bíblicos que se imparten con un pensum específico
  • asistencia humanitaria a comunidades de difícil acceso y escasos recursos en los departamentos de Alta Verapaz y Quiche, en el área Ixil a 6 poblaciones, zona Reina e Ixcán a 13 aldeas. Apoyando con servicios de transporte aéreo emergente a personas con cuadros clínicos muy críticos, que necesitan ser trasladados en su mayoría a hospitales de la Ciudad Capital.

Debido a las condiciones topográficas de selva y montaña en donde AGAPE opera, únicamente pueden utilizar aviones mono motor por lo que cuentan con una Cessna 206 turbo y otra Cessna 185F, ambas capaces de aterrizar y despegar en pistas cortas no asfaltadas, situadas por encima de los 6 mil 500 pies (1980 msnm), estas aeronaves cuentan con equipo de emergencias y modificaciones en el equipo para prestar la ayuda humanitaria.

Los pilotos que brindan la asistencia humanitaria aérea cuentan con un mínimo de 500 horas de vuelo y un entrenamiento riguroso sobre terreno montañoso y operación en aeropuertos especiales, con aproximaciones y despegues complejos. Asimismo, cada dos años viajan a MAF (Mission Aviation Fellowship) para certificarse y mantener su habilitación como pilotos de montaña.

El costo de la operación, por hora de vuelo es de US$480.00 sin embargo, la mayoría de los usuarios no tienen la capacidad para pagarlo, por lo que AGAPE absorbe el costo.

Mensualmente reciben un promedio entre 15 y 20 llamadas para vuelos de emergencia en su mayoría personas que están al borde la muerte, con politraumatismos o enfermedades comunes en estado crítico. También se transporta mujeres embarazadas que presentan problemas que no pueden atenderse en sus comunidades.

AGAPE fue fundada por el Piloto estadounidense Don Donaldson, después del catastrófico terremoto que sacudió Guatemala en febrero de 1976, ofreciendo el servicio de su aeronave, con el propósito de socorrer a los damnificados, heridos y enfermos del interior del país, cuando el transporte terrestre era inaccesible. Donaldson utilizó su pasión por la aviación y su interés sincero por Guatemala, fundando la organización que hasta el día de hoy realiza una ejemplar labor aliviando el dolor de los más necesitados, y además desarrollando las comunidades de difícil acceso, implementando programas de liderazgo e iniciativas de formación.

Gracias al apoyo que AGAPE ha brindado por más de cuatro décadas en los departamentos donde se les ha permitido operar, el índice de mortalidad neonatal en el área de La Perla zona del triangulo Ixil, que ocupaba la posición número uno en mortalidad neonatal, hoy está en el puesto número quince de la lista nacional.

AGAPE al igual que Aeroclub comparte principios, fomentando la aviación como instrumento de colaboración, amistad y desarrollo. A los interesados en obtener más información y  apoyar a la institución pueden comunicarse al número 2479-5984 o visitando la página web www.agapegt.org