La nueva tecnología LiDAR (Light Detection And Ranging -detección por luz y distancia) a base de rayos láser que penetran el manto forestal está revelando por primera vez docenas de antiguas ciudades Mayas en la selva del Petén, revolucionando la manera en que la arqueología ha visto el urbanismo, la agricultura y la guerra de esa civilización.

Un equipo de arqueólogos de instituciones estadounidenses, europeas y guatemaltecas, entre ellas el Ministerio de Cultura y Deportes, están colaborando con la Fundación PACUNAM (Patrimonio Cultural y Natural Maya), una organización filantrópica nacional enfocada en la preservación del patrimonio cultural y natural, con el fin de realizar un mapa con tecnología LiDAR de un área de 2,100 kilómetros cuadrados en la Reserva Biosfera Maya, en el norte de Petén. La INICIATIVA LIDAR PACUNAM (PLI, por sus siglas en inglés) es el proyecto más grande en la historia de la arqueología Maya y Mesoamericana de este tipo.

La tecnología LIDAR está a la vanguardia de la arqueología moderna por su capacidad de penetrar el manto forestal tropical y crear mapas muy detallados de la superficie de la tierra. En condiciones ideales, estos mapas de alta resolución pueden revelar cambios imperceptibles en el terreno, permitiendo la identificación de rasgos hechos por el hombre como muros, caminos, y edificios.

El equipo de investigadores pudo recolectar datos LiDAR de nueve áreas actualmente estudiadas por proyectos financiados por la Fundación PACUNAM: El Zotz, La Corona-Achiotal, Holmul, Naachtun, Uaxactun, Xultun-San Bartolo, Tikal, El Perú-Waka y El Tintal. Cada una de las áreas incluye zonas que previamente habían sido tanto reconocidas y excavadas, como completamente desconocidas por
arqueólogos.

Imagen: PACUNAM

El Doctor Francisco Estrada-Belli de la Universidad de Tulane de Nueva Orleans y director del Proyecto Holmul afirmó que los miembros del equipo pudieron hacer descubrimientos inmediatos al ver los datos LiDAR, observando nuevos centros urbanos desconocidos con grandes plazas y pirámides, lo cual hubiera tomado años en realizarse con métodos tradicionales.

“Vistas como un todo, terrazas y campos de cultivos con canales de riego, aguadas, sitios fortificados y grandes calzadas revelan modificaciones al paisaje natural hechos por los Mayas en una escala previamente inimaginable”, dijo Estrada-Belli.

Las imágenes LiDAR son tan detalladas, que muchos rasgos pequeños que no habían sido detectados con métodos de reconocimiento tradicionales debido a la espesa vegetación, ahora se pueden distinguir claramente.  Por otro lado, rasgos de dimensiones más grandes, que abarcan cientos de metros, como algunas calzadas o terrazas, son difíciles de detectar en reconocimiento de campo pero también se vuelven claramente visibles en las superficies LiDAR.

Representantes de Pacunam, Ministerio de Cultura y Deportes,Inguat y National Geographic.