Por segundo año consecutivo se llevará a cabo la Copa de Polo República de Argentina desde que la embajadora María Margarita Ahumada, la re instauró después de una década de no celebrarse en nuestro país.  El torneo está organizado por Restaurante Palermo y la Asociación Nacional de Polo, con el aval de la Embajada de la República de Argentina en Guatemala.     

El evento del llamado “Juego de los reyes” tendrá lugar en las Canchas Polo Club Amatitlán, el 27 de enero, de 10:00 a.m. a 18:00 p.m.  Este constará de dos partidos eliminatorios y el juego final.

De acuerdo con los organizadores, los mejores representantes del polo en el país competirán en la fiesta dedicada a este deporte de elite en Argentina, Inglaterra y Estados Unidos.  En la edición 2018 participarán 4 equipos mixtos.

“Nos sentimos muy emocionados al anunciar una nueva edición de la Copa de Polo República de Argentina ya que se trata de un evento único que nos permite apreciar esa magia que se produce entre un jinete-jugador y su caballo cuando ambos compiten en una cancha”, comentó Ariel Trod, chef ejecutivo de Palermo.

Esta copa resalta la importancia de la tradición equina y deportiva, ya que Argentina es el referente mundial de polo y contribuye con el desarrollo el polo en Guatemala,  que a través de los años ha probado ser un país con una gran pasión por los caballos y el polo

José Aguilar, Gerente de la Asociación de Polo de Guatemala, señaló que la Copa de Polo República de Argentina 2018 cumple varios propósitos: “Dar a conocer la cultura del polo entre los espectadores guatemaltecos, crear un espacio propicio para disfrutar en familia de un día de campo al aire libre y traer varios jugadores internacionales para elevar el hándicap del polo en Guatemala”.

Acerca del juego de los reyes

Los historiadores consideran que el Polo nació en Asia Central, hace más de dos mil años, como parte del entrenamiento de jinetes de las unidades de caballería.  En Persia –Irán actualmente- se convirtió en deporte nacional y era practicado por la clase alta y clase militar por lo que comenzó a ser asociado con la nobleza.

Un partido de polo es jugado por dos equipos, en un campo de 300 por 160 metros, con postes en cada extremo que marcan la meta. Cada equipo consta de cuatro jugadores montados y pueden ser mixtos -hombres y mujeres-.  Cada equipo tiene 4 jugadores con los números 1 a 2 de ataque, 3 en el centro del campo y 4 en la defensa.

Un juego se divide en períodos de 7 minutos -juego activo-.  Dos árbitros montados a caballo juzgan el partido junto a un tercero ubicado al borde del terreno de juego en línea con la marca central.  El hándicap de un jugador se mide entre -2 y 10, siendo 10 la mejor posición.  Las normas del deporte se orientan a evitar riesgos para los jinetes y los caballos.