Es importante que los padres conozcan que existen  motivos  para  el  crecimiento lento y una estatura  por  debajo  del  promedio.  En ocasiones, el  crecimiento  lento  es normal  y temporal, como  en la etapa inmediatamente anterior al inicio de la pubertad.

Un endocrinólogo pediátrico o médico de cabecera puede determinar por qué el niño está creciendo lentamente.  La malformación o daño de la glándula pituitaria o el hipotálamo, originan la deficiencia de la hormona del crecimiento y puede producirse como resultado de una formación anormal de estos órganos antes del nacimiento del niño (congénita o presente al nacer) o bien, como resultado de un daño ocasionado durante o después del año de vida (adquirido).Se ha descubierto que la deficiencia de la hormona del crecimiento puede también ser parte de un síndrome genético. Sin embargo, en ciertos casos, se desconoce la causa de la deficiencia de la hormona del crecimiento (idiopático).ii La falta de la hormona del crecimiento, como su nombre lo indica, es la ausencia o disminución, en la producción de hormona por la glándula pituitaria para estimular el crecimiento corporal. Sin tratamiento, la mayoría de los niños con deficiencia de la hormona del crecimiento no alcanzarán una altura de 1,52 m (5 pies).

Síntomas de la deficiencia de la hormona del crecimiento
El síntoma principal de la deficiencia de la hormona del crecimiento es un notable crecimiento lento (menos de cinco centímetros por año), a pesar de que se mantienen proporciones corporales normales. Además el niño que padece deficiencia de la hormona del crecimiento puede presentar: • Un rostro inmaduro, es decir, aspecto mucho más joven que el de otros, con edad similar.

• Una contextura física rellena. Es importante señalar que la deficiencia de la hormona del crecimiento no afecta la inteligencia y que cada niño experimenta los síntomas de manera diferente, que pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos.

Merck ofrece Somatropina inyectable, una hormona del crecimiento humana recombinante surgida de una tecnología de ADN y producida utilizando una estirpe de células de mamífero.

Está indicado para el tratamiento de la deficiencia de la hormona del crecimiento (DHC) en niños y adultos, síndrome de Turner, niños con retraso en el crecimiento y falla renal crónica y niños nacidos pequeños para la edad gestacional (SGA). Aumenta significativamente la velocidad del crecimiento en niños con diversos trastornos del crecimiento y mejora sustancialmente las perspectivas médicas de los adultos con déficit de hormona del crecimiento.

Representa lo más avanzado en tecnología recombinante. Terapéuticamente es equivalente a la hormona del crecimiento natural (GH) producida por el propio organismo.

El Déficit de Hormona del Crecimiento (DHC) es un trastorno poco común en que el cuerpo no produce suficiente hormona del crecimiento. La glándula pituitaria, un órgano pequeño en la base del cráneo, produce esta hormona. “En los niños, la hormona del crecimiento es esencial para que tengan un crecimiento adecuado, fortalezca la masa muscular y ósea, indicó el Dr. Francisco Flores, Director Médico de la empresa farmacéutica . También ayuda a controlar el nivel de glucosa (azúcar) y lípidos (grasa) del cuerpo. Sin suficiente hormona del crecimiento, es probable que el niño crezca lentamente y sea de menor estatura que otros, de la misma edad y género. En la mayoría de los casos, los niños con DHC crecen menos de dos pulgadas al año”.

Por lo general, un endocrinólogo pediátrico evalúa el crecimiento cada tres a seis meses y cambia la dosis tal como sea necesario. Se producen los mejores resultados cuando la DHC se diagnostica y trata a temprana edad.

Merck Serono posee innovadores dispositivos dosificadores para la administración de la hormona del crecimiento, que promueven significativamente el apego y alcance de objetivos del tratamiento.

One.Click es un inyector automático de nueva generación, de auto-aplicación, cómoda y sencilla. Su aguja oculta reduce la ansiedad que provoca.

En el tratamiento para la DHC, se inyecta diariamente a los niños con una versión sintética (fabricada) de la hormona humana del crecimiento, debajo de la piel. Easypod agiliza, optimiza y racionaliza la monitorización de la adherencia al tratamiento con un importante ahorro potencial de tiempo en consulta. EasyPod es un dispositivo electrónico de inyección que asegura el máximo aprovechamiento del medicamento. Gradúa la velocidad de la inyección y la profundidad de la aguja. Reduce las molestias y el estrés provocado por la inyección. Monitoriza el cumplimiento del tratamiento.