Fundación Rozas-Botrán presenta del 9 de noviembre al 30 de diciembre de 2017, en el Espacio Cultural  Rozas-Botrán Paseo Cayalá,  la  más reciente  colección de Valenz ABSTRACTOSIS incluyendo la intervención del espacio Cubo Blanco. Con esta iniciativa el artista se solidariza con las obras del Fundación, aportando una parte de lo recaudado al sostenimiento de las mismas. La entrada es libre en los horarios del Centro Comercial. ABSTRACTOSIS se representa como la opción ideal para coleccionistas y amantes del arte.

ABSTRACTOSIS un concepto

“Estado de intensa excitación creativa, provocada por una circunstancia o una situación incontrolable, en el que se producen reacciones policromas. La persona que la padece muestra sus actitudes afectivas haciendo arte”. (Valenz)

La Fundación Rozas-Botrán presenta la obra reciente del artista Sergio Valenzuela -Valenz- quien se caracteriza por la fascinación que tiene por la Arquitectura. Es Licenciado en Comunicación para la educación, Diseñador Gráfico, Creativo Publicista y Productor y estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes París, potenciando la manera de representar imágenes, particularmente su propia concepción de los espacios arquitectónicos.

En esta colección -que él define como un “padecimiento” llamado Abstractosis- la obra de Valenz nos ofrece una visión de volúmenes abstractos, a manera de grandes habitaciones, dentro de los que se desarrollan las historias de los personajes que circulan por ellas. Cada pintura nos recuerda que, al ocupar un sitio, vamos dejando una huella en la vida y que el espacio habitado forma parte de nuestra intimidad y define rasgos de nuestra personalidad.

Los lienzos de Valenz son como ventanas que se abren a nuestra mirada indiscreta. Nos dejan ver una fracción del interior en donde se encuentran entrelazadas las pinceladas que definen perspectivas asombrosas. Es el arte que despierta nuestra imaginación. Poco a poco vamos descubriendo el rastro de la vida, las luces y las sombras, con la infaltable línea curva que imprime movimiento a todo el cuadro y acentúa la policromía.

Debido a esas reacciones policromas provocadas por la “abstractrosis” que padece Valenz, en algunos casos percibimos paredes vacías y áreas cuyas formas imprecisas nos hablan de tristezas y deseos, son espacios solitarios. En otros, la fuerza de la línea define entornos cotidianos pintados con espléndidos colores. Es “la habitación ocupada”, con puertas y ventanas abiertas a la luz que inunda de vida los rincones entrañables. Creemos que el diálogo con estas obras nos puede impulsar al fortalecimiento del concepto de la familia reunida en el hogar.