El “Sello Q verde” es un distintivo que otorga el Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT) a los prestadores de servicios turísticos que deseen implementar estándares de calidad y sostenibilidad en sus servicios, estableciendo controles en los procesos que garanticen la satisfacción de los turistas así como la seguridad y confort dentro de las instalaciones.

Dicho distintivo está dirigido a parques nacionales y áreas protegidas que presten servicios al turista nacional y extranjero, en el cual resalta la importancia de ofrecer un excelente servicio al turista tomando en cuenta el buen estado de las instalaciones y que sean las adecuadas para las actividades que se desarrollan dentro de él. En ello, el servicio del personal es eje importante de la sostenibilidad y la conservación.

Actualmente, el Parque arqueológico nacional Tak’alik Ab’aj es el primero en contar con una certificación con estándares de calidad y sostenibilidad a un nivel avanzado, a través del cual la administración del parque ha demostrado el compromiso de respetar la riqueza cultural y natural del sitio en particular y de Guatemala en general.

El director general del INGUAT, Jorge Mario Chajón explicó “El Sello Q verde posibilita el monitoreo de los indicadores, que permiten cuantificar el grado de implementación de los Criterios Globales de Turismo Sostenible y que además constituyen una primera aproximación a la medición del turismo sostenible según cada atractivo. Dichos criterios buscan demostrar una gestión sostenible eficaz, maximizar los beneficios sociales y económicos para la comunidad local, el patrimonio cultural, el medio ambiente y minimizar los impactos negativos”.

Los Criterios Globales de Turismo Sostenible, administrados por el Consejo Global de Turismo Sostenible, al cual Guatemala pertenece a través del INGUAT, son un esfuerzo por alcanzar una forma compartida de entender qué es un destino sostenible, y representan los compromisos mínimos que una organización de gestión turística que quiera ser sostenible debe cumplir.

El Sello Q verde verifica la calidad en tres ámbitos:

· Administrativo.

· Sostenibilidad.

· Salud y Seguridad Ocupacional.

Asimismo, promueve la mejora continua en la gestión operacional, del comportamiento medioambiental, de la seguridad y comodidad dentro de las instalaciones mediante:

· La socialización del sistema para la implementación.

· Capacitación del personal para fortalecer el sistema de gestión.

· La asesoría de implementación del sistema.

· La evaluación sistemática, objetiva y periódica del funcionamiento del sistema.

· La implicación activa del personal.

Acerca de Tak´alik´Ab´aj

El Parque arqueológico nacional Tak’alik Ab’aj alberga el corazón de esa antigua ciudad, ubicada a 4.5 km del Municipio de El Asintal, departamento de Retalhuleu y dista de la ciudad de Guatemala a 199.5 km. Se encuentra a una altura de 600 metros sobre el nivel del mar en un paisaje característico de las laderas de la cadena volcánica de la Sierra Madre que descienden a la costa del Pacífico. Este lugar es de suma importancia por ser un lugar sagrado, un santuario natural y un mundo pluricultural muy antiguo.

Esta ciudad era la ruta comercial mesoamericana para proveer de materiales exóticos como la jadeita, obsidiana y granito para las piedras de moler a lugares muy distantes. El contacto e interacción se desarrolló a lo largo de la zona Pacífico con el altiplano de Guatemala y la zona de la costa del Golfo de México a través de la institución de una ruta comercial de larga distancia por el Istmo de Tehuantepec y el Rio Grijalva. Se estima que debe haber tenido un efecto catalizador también para la difusión de ideas. Junto con las mercancías viajaban las ideas que transformaban a éstas en productos exóticos de prestigio para los gobernantes de los antiguos pueblos participantes.

Importante hallazgo

En julio de 2017, en Tak’alik Ab’aj se develó un importante hallazgo arqueológico que marcó un hito para los expertos que durante años han trabajado en este lugar. Desde 2016, se hacen estudios en el grupo central de Tak’alik Ab’aj, en la plaza Tanmi T’nam, para verificar si el trazo original, basado en la orientación astronómica y el concepto de cosmograma de los cuatro puntos cardinales y punto central, se encontraba plasmado en esa plaza. Efectivamente, el “Mux”, que es descrito por los arqueólogos como un “lugar precioso, que registra una intensa secuencia de actividades rituales que parten de ese punto sagrado”, fue encontrado en ese espacio.

Según los expertos, en el centro de la cuenca, una gran roca sin labrar, con la porción noreste cortada de manera vertical fue colocada cuidadosamente sobre piedras cuñas. Sobre esta roca fue puesta otra más pequeña, para enfatizar de esa manera el centro de esta, como un ombligo o mux. Esta era la primigenia función que tuviera la cuenca, como punto central del cosmograma, concepto y punto de partida que rigió el trazo de la plaza y edificaciones en el grupo central de Tak’alik Ab’aj.