Los espacios reducidos para vivir son cada vez más comunes, pero lejos de ser desventaja pueden convertirse en una oportunidad. Para ello, existen tendencias que brindan la oportunidad de adaptarlos a espacios chic y con estilos modernos, para disfrutar con mayor libertad.

Y es que habitar en espacios pequeños se ha convertido en la respuesta a la demanda habitacional en las ciudades, ya que las casas grandes son altamente costosas por sí solas, y si a esto se suman los gastos adicionales, como los servicios de energía, agua o mantenimiento.

Hoy, es frecuente encontrar entre las ofertas residenciales, opciones de vivienda de 40 metros cuadrados, algo impensable algunos años atrás.  Para brindar una opción a esta nueva ola de viviendas pequeñas llegó Small Living, una tendencia arquitectónica y de decoración que permite utilizar al máximo el espacio de una vivienda a través de la adopción de un estilo de vida más simple.

Entre las ventajas principales del Small Living se destaca la inversión, ya que implica un menor costo en el alquiler, construcción y decoración. Este factor principal lo ha convertido en una tendencia muy popular, especialmente para quienes viven solos o en pareja.

Uno de los aspectos fundamentales está centrado en la distribución del espacio y la organización dentro de él, para lograr la adaptación ideal de la vivienda sin que el tamaño sea un problema.

Al habitar en “small living” hay algunas consideraciones que se deben tener en cuenta para sacar el mayor provecho a unos pocos metros cuadrados, por ejemplo:

  1. Aproveche la mejor luz: La luz natural, materiales amplificadores como espejos, o colores claros multiplican el efecto lumínico. Un techo claro e iluminado dará más altura, mientras que una pared de fondo en otro color algo más fuerte dará profundidad y perspectiva.
  1. Sea creativo con los muebles: Según los diseñadores de interiores, algunos muebles pueden servir como espacios de almacenaje. En lugar de adquirir una cama con respaldo, se puede optar por una multipropósito que tenga espacio bajo el colchón que sirva para guardar ropa de cama.
  1. Simule una habitación con paredes de fibrocemento: Construir una pared divisora puede ayudar a ver el espacio más organizado, ya que se puede simular una habitación dentro de esta pequeña dimensión.
  1. Coloque repisas flotantes: Si se tiene paredes desocupadas, se puede aprovechar el uso de repisas flotantes que permitan optimizar el espacio y darle un toque elegante sin sobrecargarlas. Ubicar libros, plantas o fotos pueden ser buenas opciones para aprovechar.

“Esta tendencia de viviendas con espacios reducidos que surgió en Europa y Estados Unidos, es el nuevo reto que hemos encontrado en el mercado en Centroamérica; sin embargo, asesorarse adecuadamente y buscar materiales idóneos para implementar cualquier ajuste o remodelación; pueden hacer la gran diferencia para disfrutar de su propio espacio, sin importante la cantidad de metros disponibles” comentó Ronald Thámez, Gerente de Mercadeo Corporativo de Plycem.

 

Attachments