Aunque algunos aún están por regresar a las actividades rutinarias, ya estamos en el 2018 y de hecho culminamos la primera semana; como es usual al iniciar un nuevo año muchas de las resoluciones o propósitos están relacionados a perder peso que ahora pasa casi a ser una TAREA.

Pasadas las alegres fiestas nos queda la NECESIDAD de ayudar a nuestro cuerpo a librarse de los efectos secundarios no deseados de los convivios y ricas comidas de navidad y año nuevo.  Debemos reincorporar a nuestro léxico 2 palabras importantes Calorías y Desintoxicación.   La primera relacionada a volumen y la segunda a limpieza.

“Desintoxicación: Al lograr en el cuerpo menor número de toxinas, éste se encamina a un equilibrio en la forma como aprovecha sus recursos (entre ellos la grasa)”

Que debemos entender por calorías

No se trata de algo malo por “concepto”, sino de una medida que expresa el poder energético de un alimento.  Representan la energía que nos aportan los alimentos y que nuestro cuerpo en determinado momento puede usar para funcionar y repararse.  En éste mes vamos a ir ampliando acerca de las calorías, sin embargo, lo que si necesitamos mencionar es que el truco está en el balance entre la energía que le brindamos a nuestro cuerpo y la cantidad que éste usa diariamente.

DESINTOXICACION

Es casi una necesidad universal para ésta época; “tener un período de desintoxicación que contribuya a restaurar el equilibrio en nuestro organismo” especialmente en el tema de alimentación y digestión; tanto por bajar de peso (que sería la mayoría) como por sencillamente empezar el año más saludable.

La intoxicación puede ser la causa de muchos síntomas que experimentamos con frecuencia, por ejemplo:

  • Ganancia de peso
  • Estreñimiento,
  • Dolores de cabeza
  • Alergias en la piel,
  • Alergias alimentarías,
  • Fatiga,
  • Bajas defensas,
  • Gases y mal olor corporal
  • Mala digestión,
  • Envejecimiento prematuro y acelerar el proceso de diferentes enfermedades.

Al lograr en el cuerpo menor número de toxinas, éste se encamina a un equilibrio en la forma como aprovecha sus recursos (entre ellos la grasa) y favorece que sucedan en mejor manera los  procesos bioquímicos diarios como la producción enzimática, aprovechamiento de nutrientes como las vitaminas, los antioxidantes, los oligoelementos, los aceites esenciales, el buen funcionamiento celular (energía y renovación celular), función hepática haciendo más eficiente incluso la misma eliminación de toxinas, sustancias y metales no beneficios para nuestro cuerpo.

Un proceso de eliminación de toxinas o desintoxicación contribuye a activar la forma natural como el cuerpo usa-quema la grasa, favoreciendo el uso del glucógeno y la grasa de reserva como fuentes de energía, más un mejor balance de líquidos en nuestro organismo.  Sin mencionar el alivio de los síntomas y mayor resistencia frente a enfermedades.

Fuente: Carlos Anleu Gonzalez, Psicólogo Deportivo y Experto en Suplementos GNC.